¿CÓMO CORREGIR

COMPORTAMIENTOS NO DESEADOS?

Enseñar a un perro a sentarse, darte la patita o hacerse el muerto es bastante fácil.

Con paciencia, un poco de tiempo y un paquete de salchichas, cualquiera es capaz de conseguirlo.

Pero corregir comportamientos no deseados en nuestro amigo puede ser un trabajo que ponga a prueba a los adiestradores más expertos.

Una conducta no deseada se agarra en su mente, como se aferra un político a su puesto  y cuanto más tiempo pase, mucho más difícil va a ser que dimita.

Hoy te voy a dar unas pautas generales que servirán para intentar solucionar algunos de los problemas que tienes con tu perro, pero antes quiero que recuerdes una cosa: tu perro no hace esas cosas para fastidiarte, puede que lo haga porque no entiende lo que le estas pidiendo.

¡Piensa como un perro! No le hagas a él pensar como un humano.

corregir comportamiento

1. EVITACIÓN.

Como siempre decía mi madre: “Vale más prevenir que curar” y “recoge tu habitación”. Lo segundo no viene a cuento ahora, así que te hablaré de lo primero.

Aunque ya lo he dicho en alguna otra ocasión, lo vuelvo a repetir otra vez porque es algo muy importante y tiene que quedar bien claro.

La mejor forma de evitar que tu perro adquiera un comportamiento no deseado es adelantarse a ese comportamiento y evitar que se realice aunque sea una sola vez.

Es más fácil de entender si te pongo un ejemplo:

Si no quieres volverte adicto a las drogas, no las pruebes nunca.
Esto no quiere decir que si las pruebas una vez te vas a volver un yonki.
Pero tienes más probabilidades de serlo que si nunca lo haces.

Lo mismo ocurre con tu perro:

Si no quieres que nunca se suba al sofá, no lo dejes subirse NI UNA SOLA VEZ.
Ni cuando es cachorro/está enfermo/tú necesites cariño extra.
Puede que por una vez no pase nada, pero aumentas muchísimo las probabilidades de que descubra lo bien que se está y después no lo puedas bajar.


2.PREVENCIÓN.

Al principio tendrás que estar presente y atento para impedir que ese comportamiento se produzca.

Un forma de prevenir es cerrar la puerta del salón o poner una barrera (sillas u otro objeto sobre el sofá) durante el periodo de educación y mientras tú no estés presente para impedir que descubra tu chaise longue.

En otras palabras:

  • Si puedes controlar a tu perro,  adelántate a ese comportamiento no deseado impidiendo que se produzca o corrígelo en el inicio de la acción (mientras se está subiendo al sofá).
  • Si no estas presente, sé previsor y pon algún tipo de barrera para evitar que lo haga.

corregir comportamientos



3. CORRECCIÓN.

Vamos a suponer que ha estrenado el cómodo y cálido sofá nuevo.

No me importa si ha sido culpa tuya, si se lo has permitido en un momento de debilidad o ha sido en un momento en el que no lo estabas controlando.

Ahora ya no importa de quién es la culpa, vamos a intentar solucionar el problema.

El sofá le está dando a tu perro lo que se llama un “refuerzo positivo”. Esto es lo mismo que pasa cuando tú le das caricias o una salchicha por hacer algo bien.

¿Y qué pasa cuando haces algo y te sientes bien haciéndolo? Pues que seguirás haciendo eso que te hace feliz.

En otras palabras: ¡El sofá está adiestrando a tu perro para que se suba encima suyo! (Aunque antes ya lo había hecho contigo).

Por lo tanto: Si un estímulo positivo hace que un comportamiento se refuerce y se prolongue en el tiempo, lo lógico es que un estímulo negativo haga que un comportamiento desaparezca, ¿verdad?

La clave es hacer  que ese estímulo positivo que le da el sofá, se convierta en negativo.

Para ello debemos averiguar qué es lo que le gusta al perro cuando está realizando esa acción que queremos evitar.

Una vez que lo sepamos, tenemos que cambiar esas cosas para que ese estímulo positivo pase a ser un estímulo negativo.

-> En este caso que es que el perro se sube al sofá: Lo que busca el perro es estar cómodo, en un sitio blandito y, además, cálido. Pues vamos a darle lo contrario, ¡imaginación al poder!

Por ejemplo: pon un ventilador enfocando a la zona en la que se tumba del sofá para que esté frío y una tabla para que no esté blando.

Ahora tu perro no recibirá ese refuerzo positivo, por lo que a la larga irá dejando de tener ese comportamiento que tu no deseas que tenga.

Ten paciencia porque esto no es instantáneo.

corregir comportamiento

Otras formas de trabajar que pueden funcionar, pero que yo descarto para este caso del sofá:

  • Regañarle. Si lo reñimos puede funcionar, pero solamente si lo hacemos cuando se está intentando subir  y nunca ha estado tumbado en él. Si ya ha probado el sofá en otras ocasiones y siempre lo tiene a su disposición, lo que hará será asociar la bronca con nuestra presencia. Hay muchas posibilidades de que cuando no estemos se siga subiendo.
  • Otro estímulo negativo y que se puede utilizar para que no nos relacione a nosotros con el castigo es el polémico collar eléctrico. Bien utilizado y para determinados trabajos es una herramienta muy buena, pero para este caso me parece un poco exagerado utilizarlo. Además siempre siempre siempre tiene que ser manejado por un profesional con experiencia. Repito: SIEMPRE

4. SUSTITUCIÓN.

Pero a tu perro yonki del sofá, además de demostrarle que esa droga es mala, tendremos que darle una alternativa, ¿no?

Siempre que queramos evitar un comportamiento no deseado, hay que ofrecer una alternativa de calidad.

Cuanto más buena sea esa alternativa, más fácil es que deje de hacer eso que no nos gusta.

En este caso la alternativa consiste en darle lo que él quería: un sitio cómodo y caliente. Compra o hazle una cama en condiciones, que reúna todas las características que él buscaba en el sofá: que sea blandita, cómoda, calentita y esté ubicada en un lugar que le guste.

corregir comportamiento

¡Quién se va a querer subir a ese sofá cutre teniendo esta cama tan chula!



RESUMEN

  1. Evita que se produzca un comportamiento que no quieras que se repita en un futuro.
  2. Pon barreras y obstáculos mientras estás educando a tu perro si es necesario para impedirlo.
  3. Si ya se ha producido, intenta pensar cuales son los estímulos positivos de ese comportamiento y vuélvelos negativos.
  4. Dale una alternativa tan buena o mejor que la quieres evitar.
  5. Si optas por reñirlo, ten en cuenta que cuando no estés presente puede que tenga el comportamiento que no deseas.
  6. Si no eres capaz de eliminar el comportamiento por ti mism@, ponte en contacto con un profesional.
  7. Si el problema es tan importante que el profesional decide utilizar un collar eléctrico, asegúrate de que esté  especializado en este tipo de trabajos.
  8. Ten paciencia, sé constante y no te desesperes. Corregir un problema enquistado durante años puede llevarte tiempo.

Por último un consejo:

Sé un poco flexible con tu perro.

Hay ocasiones en las que el problema realmente está en nuestra cabeza, un perro es un perro y tiene que jugar, hacer ruido, soltar pelos, babarse… no puedes cambiar esas cosas.

Disfruta de un poco del caos y no seas tiquismiquis.

¡Los dos seréis más felices!

corregir comportamiento

¿TIENES ALGÚN TIPO DE PROBLEMA EN CONCRETO QUE NO SEPAS CÓMO SOLUCIONAR CON ESTOS CONSEJOS?

¿HAS TENIDO ALGÚN PROBLEMA CON TU PERRO QUE HAYAS SOLUCIONADO? ¡CUÉNTAME CÓMO!

¿ALGUNA SUGERENCIA PARA EL PRÓXIMO ARTÍCULO?

¿Cómo corregir comportamientos no deseados?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *