Educar un cachorro correctamente es fundamental para tener un perro adulto equilibrado y feliz.

Evita problemas con estos siete consejos imprescindibles.

 

1. LLÉVATELO DE CAÑAS.

Lo siento si eres un ermitaño y vives en una cueva, pero para educar un cachorro correctamente vas a necesitar salir mucho y ver mundo.

Todo lo que no experimente y descubra en esta etapa de impronta puede suponer un problema en el futuro.

Al no estar familiarizado con ello, cuando sea adulto, un simple autobús, una caja de cartón en la calle o un paraguas pueden asustarlo.

¿Qué hago?

  • Llévatelo de paseo a todas partes.
  • Ponle en tantas situaciones distintas como se te ocurran.
  • Enséñale el centro de la ciudad con el ruido, la gente, el tráfico…
  • Frecuenta el parque para que se relacione con otros perros.
  • Deja que la gente lo toque.
  • Etc…

Enséñale poco a poco y que vaya descubriendo el fascinante mundo que se abre ante él, pero ¡CUIDADO! Ante una situación de miedo, no lo intentes tranquilizar con caricias como harías con un humano: si haces eso LO ESTARÁS PREMIANDO y reforzarás su temor.

  1. Actúa como si no pasara nada.
  2. Demuéstrale con tu cuerpo y tu actitud que no tiene que temer a ese objeto.
  3. Acércate y toca eso que le asusta para que vea que es inofensivo.
  4. Espera paciente a que haga lo mismo que tú.
  5. Anímalo a avanzar enseñándole la recompensa que conseguirá.
  6. Premia los pequeños logros con comida.
  7. Felicítalo y dale un gran premio, ¡lo ha superado!

Si te esfuerzas por educar un cachorro sin miedos, estarás construyendo un perro adulto equilibrado y feliz.

educar cachorro

 


2. NO LE CAMBIES LAS REGLAS.

Ahora tu San Bernardo es supermono y es fácil educar un cachorro como él: apenas pesa 5 kilos y duermes abrazado a él en la cama, se sube al sofá y lo dejas pasear por toda la casa… cuando sea mayor y lo ensucie todo ya le enseñaras que no puede hacerlo.

¡¡¡ERROR!!!

  • Si quieres estar (casi) seguro de que tu perro no se va a subir al sofá cuando no estés en casa, entonces que no se suba NUNCA JAMÁS al sofá.
  • Si quieres que no entre en la cocina, no le dejes entrar NUNCA JAMÁS en la cocina.
  • Etc.

¿Entiendes por dónde quiero ir?

Si el perro no percibe esos lugares como propios, si no los experimenta, nunca los va a sentir como propios y por lo tanto NO LOS VA A ECHAR DE MENOS NI LO PASARÁ MAL si los pierde.

Imagina que te dejan vivir en un chalet de lujo con piscina y luego te impiden la entrada. Lo entiendes ahora, ¿verdad?

Sé que puede ser muy difícil negar algo a un cachorrillo mirándote con cara de pena, pero a la larga es lo mejor para los dos.

educar cachorro

 


3. CADA UNO CON SUS JUGUETES.

Llegas a casa y te encuentras tus zapatillas nuevas destrozadas.

Tu perro se ha cebado con ellas mientras no estabas.

Le habías dejado las viejas para que se entretuviera,

¡pero el muy tonto te ha cogido las nuevas!

¿De verdad crees que un perro sabe distinguir entre unas zapatillas nuevas y unas viejas?

El perro entiende de grupos de objetos, no de objetos específicos.

  • Si no quieres que te muerda los zapatos, no utilices ningún tipo de calzado como juguete.
  • SI no quieres que te muerda la manguera nueva del jardín, no le des la vieja para que se entretenga.
  • Etc..

Acostumbrale a jugar siempre con juguetes específicos para él como pelotas o mordedores y así no verá otros objetos como juguetes potenciales.

educar cachorro

 


4. NO LE ESTROPEES EL NOMBRE.

Este es uno de los errores más habituales que se comete al educar un cachorro.

Le pones un nombre a tu cachorro y te dedicas a repetirlo a todas horas: “Toby ven, Toby sube, Toby baja, Toby trae, Toby no”…

El pequeño Toby ya no sabe cómo se llama y no te hace ni puñetero caso, así que recurres a trucos tan bajos como decir “toma” para que venga.

¿Qué hago?

  • Tienes que asociar su nombre con algo positivo.
  • Repite su nombre varias veces al mismo tiempo que le estas dando comida.
  • Evita el fallo: llámalo solamente cuando no haya nada más interesante que tú.
  • Llámalo solamente cuando tengas una recompensa para darle.
  • No lo riñas llamándolo por su nombre, es un estímulo negativo y puedes estropear todo el trabajo anterior.

Si al cabo del día “Toby” escucha su nombre 100 veces y recibe 100 premios, en poco tiempo sabrá que por su propio interés siempre tiene que hacer caso.

En cambio, si escucha su nombre 100 veces y recibe solamente un par de premios, Toby (que no es tonto y sabe matemáticas), entiende que solamente tiene un 2% de posibilidades de recibir un premio, así que puede seguir mirando esa mariposa que es más divertida.

Durante este periodo del entrenamiento, SIEMPRE, repito SIEMPRE que lo llames, tiene que recibir un FUERTE estimulo positivo.

educar cachorro

 


5. EL CULPABLE SIEMPRE ERES TÚ.

  • ¿Te ha mordido los zapatos? Haberlos guardado.
  • ¿Te ha tirado las plantas? Haberlas puesto más altas.
  • ¿Te ha meado la alfombra? Haberlo sacado cuando tenía ganas.
  • ¿Se ha ido detrás de un gato? Haberlo llevado con correa.

Con esto no quiero decir que metas a tu perro en una burbuja toda la vida para evitar que muerda, rompa y ensucie. Eso sería un parche y así no estarías educando correctamente a tu mascota.

A todos los perros hay que enseñarles las aburridas normas de la vida civilizada porque para ellos no existen las caras posesiones materiales. En la naturaleza las ramas se pueden romper, las cosas se pueden morder, puedes trepar a donde quieras y no hay zonas especiales para ir al baño.

Lo que debes hacer es anticiparte a esas situaciones no deseadas para evitar que se produzcan.

Solamente podrás corregirlo cuando lo pilles con las “patas en la masa”. Si lo riñes después, no sirve para nada por mucho que creas lo contrario.

Tu perro no es malo, solamente necesita alguien que le enseñe.

No sirve de nada que lo riñas cuando llegues a casa por haberte mordido las sillas, no lo entendería. En su mundo morder palos no es algo malo. Esa no es forma de educar a un cachorro y solamente estarás estropeando vuestra relación.

educar cachorro

 


6. TU PERRO NECESITA UNA MADRIGUERA.

¿Te imaginas a un lobo durmiendo en medio de una pradera?

¿Expuesto a un ataque enemigo por cualquier flanco?

No, ¿verdad?

Pues así es como se puede sentir tu perro en alguna ocasión, y más si tienes niños en casa.

Los lobos vive en madrigueras pequeñas, dentro de ellas se sienten seguros y tranquilos, saben que ahí dentro nadie los molestará.

¿Y qué tengo que hacer? ¿Un agujero en el suelo?

¡No hombre, no! Aunque seguro que ibas a tener una casa muy divertida 🙂

Hay varios tipos de madrigueras, desde una caja de cartón hasta una caseta de madera, pero para mí la mejor es un transportín de plástico duro, resistente, fácil de lavar, con una puerta segura y que además esté homologado para viajar en avión.

No seas tacaño y cómprate el modelo caro, porque el barato no te va a durar ni la mitad de tiempo. Y no estoy hablando por hablar, yo he tenido que comprar tres para aprender la lección. 🙁

Además de proporcionarle un espacio íntimo y propio en el que refugiarse si quiere estar tranquilo, un transportín bien utilizado es una herramienta de adiestramiento poderosísima que te ayudará a educarlo y evitar problemas en el futuro.

Saber utilizarlo bien es muy importante para educar un cachorro correctamente y da mucho juego, así que otro día te explicaré cómo sacarle partido en una entrada dedicada solamente a este tema.

educar cachorro

 


7. AL FONDO A LA DERECHA.

Los perros son limpios por norma general: no harán sus necesidades en un sitio que consideren su casa o refugio.

Pero es difícil explicarle a un cachorrito al que acabas de adoptar y está por primera vez en tu apartamento que ese es su nuevo hogar.

Para él tu alfombra es un tipo raro de césped y el mármol de tu cocina un suelo de piedra extraño.

En su cabeza no existen las casas y en la naturaleza se puede mear donde se quiera.

Para enseñarle vamos a poner en práctica dos puntos que acabamos de aprender:

Punto 2: No le cambies las reglas. Si quieres que tu perro nunca haga sus cosas en casa, no le dejes que lo haga aunque sea encima de un periódico. Además, aunque después lo quites y limpies el suelo, ahí va a seguir oliendo a baño de perro, por lo que si tiene ganas volverá a hacerlo en el mismo sitio.

Punto 6: Dale una madriguera. Como te decía, los perros son limpios y en su guarida no van a querer vaciar sus intestinos. Utilízala mientras lo estás educando, para tenerlo dentro en los ratos en los que no lo puedes controlar (por ejemplo, por la noche cuando te vas a dormir).

Consejos:

  • Los cachorros tienen ganas de vaciarse por abajo justo después de haberse llenado por arriba, como es normal. Tienes que estar preparado para sacarlo a la calle siempre después de las comidas (sin esperar ni un minuto).
  • Llévatelo a un sitio tranquilo y con un suelo natural (hierba o tierra).
  • Algunos tienen miedo por la noche y les cuesta más, ten paciencia.
  • Prémialo cuando haga «sus cosas» en el lugar adecuado.
  • No lo riñas si lo hace en casa y límpialo sin que te vea. (Recuerda el punto 5)

educar cachorro

 

Este es un tema sobre el que tengo mucho que explicar, así que también le dedicaré una o varias entradas para desarrollarlo como se merece.


¿Te he aclarado algo las ideas o prefieres que desarrolle con más detalle algún punto en concreto?

¿Tienes un cachorro y crees que no he tocado algún aspecto relativo a su educación que te preocupa?

Si crees que esta información puede ser de utilidad para alguien de tu entorno, ¡no te cortes y compártela!

¿Cómo educar un cachorro? 7 Consejos imprescindibles.

Comentarios

  1. Leona dice

    Eres genial!!!
    Gracias a ti en poco tiempo conseguí que mi perrina dejara de mear en casa. Con el método de tomarla en brazos desde mi cuarto (su lugar seguro) hasta la calle, para que no pudiera hacer nada por en medio. En 3 semanas lo estaba haciendo todo fuera.

    Espero que te vaya genial con este proyecto y ayudes a mucha más gente (que por lo visto es tu profesión, ayudar gente sea como sea :P).

    Besazos!

    • Pablo Calvo dice

      Muchas gracias Leona!

      Ver personas felices con sus perros felices me pone feliz 🙂

      No dudes en escribirme si tienes algún problema más, te responderé mediante un post en la página para poder ayudar a más gente con el mismo problema.

      Besos y lametones!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *