¿Cómo enseñar a tu perro a ir al baño en el sitio adecuado?

Que levante la mano el que tenga un perro y nunca haya limpiado un pis (y lo que no es un pis) del suelo de su casa (no vale si tu perro es de peluche o escayola).

Ya sea durante más o menos tiempo, pero nadie se ha librado de llamar a Mr Proper para limpiar los “regalitos” de su querido amigo de cuatro patas (con los peligros que eso conlleva).

baño

Algo tan básico como enseñar a nuestra mascota a ir al baño, para algunos propietarios puede ser una auténtica pesadilla y convertirse en una brecha en las relaciones con nuestro perro o con otros habitantes de la casa.

Este es uno de esos problemas que tiene fácil solución, pero es muy importante que sigas los pasos de este artículo para lograrlo.

Seguir cometiendo fallos o hacer caso a métodos absurdos (como ponerles papel de periódico) no solo ralentizará el aprendizaje, sino que el problema se enquistará y será más difícil de solucionar.

Bien, ¿empezamos?

Antes de ir a solucionar problemas concretos, te voy a explicar mi forma de trabajar.

7 pasos para enseñar a tu perro a descomer y desbeber en la calle.

1. El perro nunca debe hacer sus necesidades dentro de casa. Da igual que sea encima de unos periódicos: si el perro se acostumbra a utilizar tu parqué como baño, será más difícil enseñarle que tiene que hacerlo en la calle.

2. Sácalo a la calle antes de que reviente y te lo ponga todo perdido. Un cachorro puede aguantar unas 3-4 horas y un perro adulto unas 10. Si pasan de ese tiempo sin poder evacuar, estarás poniendo a prueba su esfínteres y además les harás pasar un mal rato.

3. Aprovecha los momentos clave. Después de las comidas y al despertarse, es cuando tienen más ganas.

4. Nunca lo riñas si se le escapa algo en casa. Tu perro no entiende que le echas la bronca por hacerlo en casa, entiende que se la echas solamente por hacerlo. Por lo tanto cuando estéis en la calle, tampoco se relajará ni lo hará sus “cosas” si tú estás presente.

5. Llévalo a un sitio de suelo natural. La hierba o tierra les gusta mucho más que el asfalto.

6. Al principio procura llevarlo siempre al mismo sitio. Así lo reconocerá, lo asociará con su baño y estará más cómodo y tranquilo.

7. Prémialo si lo hace en el sitio adecuado. Con tu voz, caricias e incluso algo rico de comer.

baño

¿Llego tarde con este artículo y tu perro hace sus necesidades dentro de casa?

La mayoría de las veces es por culpa de una mala educación, aunque también puede ser a causa de una enfermedad o de otros problemas de conducta.

A continuación te explico 9 posibles problemas con sus causas y soluciones. Elige el tuyo.

1. Es un cachorro y está aprendiendo.

Un cachorro debe aprender desde el primer día cuál es su sitio adecuado para ir al baño. Sigue todos los consejos que te doy un poco más arriba para enseñarle correctamente.
También deberías impedirle que tenga acceso a esas zonas de la casa que él utiliza como su “campo de siembra” (te lo explico mejor abajo en el punto 9).

2. Es un perro adulto, pero lleva poco tiempo en casa y no ha aprendido.

Lee el punto 1.

3. Me han recomendado que le ponga un papel de periódico para que lo utilice como WC.

Esta técnica es totalmente absurda. Tu perro aprenderá a hacerlo en esa zona de la casa y cuando le quites los papeles seguirá haciéndolo en ese mismo sitio. Relacionará ese rincón con su baño y el olor (para nosotros inapreciable) seguirá estando ahí atrayendo su vejiga.

4. Pasa mucho tiempo solo o sin salir. Cuando llego ya tiene todo el suelo adornado con sus “pasteles”.

Supongo que ya sabrás qué estas haciendo mal. Tienes que evitar que tu perro pase tanto tiempo solo o nunca solucionarás este problema. Es una cuestión de biología.

baño

5. Aguanta toda la noche o todo el rato que está solo, pero cuando me ve prepararme para sacarlo no puede evitar soltar todo su “interior” en mi alfombra.

Imagina esto: Llevas todo el día sin ir al baño y no pasa nada, pero de pronto cuando estás llegando a casa, tu vejiga parece que ha llegado a su límite y estás a punto de estallar. Tu cerebro sabe que falta poco y te juega una mala pasada.

Pues a tu perrito le pasa lo mismo: se pone nervioso y sabe que va a llegar su momento de ir al baño, por lo que no puede aguantar más.

En este caso deberás sacarlo rápidamente a la calle (si es necesario lo llevarás en brazos).

También es importante que lo “anules” esos minutos mientras te preparas y lo sacas.

Puedes hacerlo de varias formas: encerrarlo en un transportín o en una habitación pequeña en la que nunca haya hecho “figuritas de barro”, puedes subirlo a la cama o al sofá (si sabes que ahí se va a aguantar más tiempo), puedes meterlo en la bañera… Tú eres el que mejor conoce a tu perro, piensa un lugar en el que sepas que va a aguantar y pon ahí su sala de espera.

6. Cuando llego a casa se pone contento y se le escapan unas “gotitas de alegría amarilla”.

En este caso la incontinencia está relacionada con la felicidad y la excitación: es un perro limpio y educado, pero al verte no puede evitar soltar esas gotitas.
Intenta ignorarlo al llegar a casa, que no se sobreexcite: no le hables y no le mires durante unos minutos hasta que esté relajado.

Con el tiempo ese subidón al verte será más pequeño, pero será mejor para su equilibrio emocional y las humedades de tu moqueta.

7. No le presto mucha atención y de vez en cuando me deja “sorpresas” por la casa.

Se dan casos en los que algunos perros faltos de atención (justificada o no) van dejando minas anti-persona por la casa. Saben que cuando te las encuentres y las vayas a desactivar, además los regañarás por terroristas. Y es lo que él quiere.

Tu perro, que te ama con locura, preferirá que lo riñas a que lo ignores.

Si crees que este es tu caso, no le digas nada cuando descubras sus “artefactos” y desactívalos sin que te vea. Por último, hazle un poco más de caso a tu pequeño perrorista.

8. Es un perro que siempre ha sido muy limpio, pero últimamente me deja charcos dorados.

Al igual que Concha Velasco, un perro puede tener fugas en las cañerías por causa de la edad o cualquier enfermedad. Lleva a tu querido amigo a un veterinario para que le haga un chequeo general y te ayude a solucionar ese problema.

baño

9. Siempre utiliza como baño el mismo rincón de la casa o la misma habitación.

Evita que entre en ese lugar que para él es su baño: cierra la puerta o ponle barreras. Los perros, por lo general, eligen la misma zona de la casa para vaciar sus desagües internos, si impides que tenga acceso a esos lugares puede que no lo haga en otros y se aguante hasta que lo saques a la calle.

Un elemento que te puede ser de gran ayuda es un transportín. En éste artículo te explico cómo se utiliza.

 

 

Como siempre te digo: si crees que con los consejos que doy aquí no puedes solucionar tu problema, no dudes en escribirme a contacto@perronudo.com.

¿Cómo enseñar a tu perro a ir al baño?

Comentarios

  1. Maria dice

    ¡Muchas gracias, Pablo! Este artículo nos viene genial para terminar de acostumbrar a la más peque a hacer sus desbebidas y sus descomidas fuera de casa. Un abrazo grandote y gracias por los consejos, ¡los pondremos en práctica! =)

Trackbacks

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *